Prácticas de manejo en sitios de intervención

Restaurar paisajes que han sido degradados e implementar buenas prácticas de manejo de la tierra son las prioridades para el componente 3 del Proyecto EcoAndes. Para ello, impulsa dos estrategias:

1) la adopción de alternativas de manejo sostenible que deriven en mejoras en la biodiversidad, los reservorios de carbono y los beneficios sociales a las poblaciones locales, y 2) la reducción de cuellos de botella de las cadenas clave de valor productivo en los sitios en los que interviene. Estas estrategias se implementan de forma diferenciada de acuerdo a las condiciones específicas de cada sitio en cada país.

En Ecuador, el proyecto facilita la inclusión de áreas críticas en iniciativas de restauración y conservación promovidas desde el Estado, como son el Programa Socio Bosque y el Programa Nacional de Restauración Forestal del Ministerio del Ambiente. Brinda además apoyo técnico y logístico para potenciar los impactos de su implementación a nivel local. El proyecto trabaja también en la generación de condiciones habilitantes para la regularización de la tenencia de la tierra, implementa mecanismos para el establecimiento de acuerdos locales de conservación y apoya la aplicación de buenas prácticas que mejoren los sistemas productivos tradicionales, con el propósito de generar condiciones favorables para la recuperación de los ecosistemas y su biodiversidad.

En el marco de los convenios del Programa Nacional de Restauración Forestal con los gobiernos seccionales, el proyecto brinda apoyo en todo el proceso, desde la priorización de las áreas efectivas de restauración, hasta la siembra de material vegetal, el mantenimiento y el monitoreo de las áreas. Este último se realiza a través de indicadores de impacto, utilizando un protocolo desarrollado específicamente para el seguimiento de las áreas en los sitios de intervención. Los indicadores priorizados permiten medir impactos en la biodiversidad vegetal y la biomasa acumulada. La asistencia técnica que brinda el proyecto implica también el desarrollo de procesos de capacitación para la implementación de prácticas de restauración ecológica, selección adecuada de modalidades de restauración y temas complementarios como la georreferenciación de áreas e implementación de viveros. El apoyo organizativo y logístico a nivel local es una actividad constante durante todo el proceso.

Vivero del Gobierno Provincial de Carchi
Planta de café – Pichincha

Construir condiciones habilitantes en relación a la tenencia de la tierra para el establecimiento de mecanismos de conservación y manejo sostenible de bosques es uno de los ejes más importantes para la implementación de prácticas de manejo. Bajo este paraguas, el componente 3 lleva a cabo diagnósticos de tenencia de la tierra y promueve procesos de regularización en algunos sectores prioritarios de los sitios de intervención, incluyendo bosques y mosaicos agrícolas. Se espera que a través de este apoyo continúe aumentando el número de acuerdos individuales de conservación de bosques. Con grupos de beneficiarios clave, el apoyo se extiende a la implementación directa de actividades de restauración ecológica, en el marco de planes de manejo de finca individuales.

Otro escenario de trabajo dentro de este componente es el fortalecimiento de los Planes de Manejo de Páramo de Tungurahua, en Ecuador, en donde el proyecto se inserta en una dinámica de operación propia de organizaciones indígenas y campesinas con una larga trayectoria en la conservación de áreas prioritarias para la provisión de agua. Los Planes de Manejo de Páramos son instrumentos de gestión concertada del territorio a través de los cuales, en su eje ambiental, se incluyen acciones de acuerdos locales de conservación y acciones de restauración de áreas degradadas. En este contexto, el proyecto promueve el establecimiento de convenios locales para la recuperación y conservación de páramos que son importantes para garantizar la provisión de agua, lo cual ha incluido la instalación de neblinómetros, protección de fuentes de agua, construcción de abrevaderos y actividades puntuales de recuperación de cobertura vegetal en áreas degradadas, todas éstas identificadas en conjunto con los gobiernos seccionales y las comunidades locales.

En Perú las actividades se realizan en dos escalas: una es el apoyo en la elaboración de los lineamientos para el Programa Nacional de Recuperación de Áreas Degradadas a través del desarrollo de un estudio piloto en los bosques montanos xéricos de Piura, y otra, el desarrollo de un Proyecto de Inversión Pública para la restauración y manejo sostenible de los bofedales y pastizales de Huancavelica.

En Piura, el proyecto desarrolla un estudio piloto para la restauración de bosques de tara (Caesalpinia spinosa) en un área aproximada de 10 hectáreas. Este estudio piloto aportará directamente al desarrollo de los lineamientos nacionales de recuperación de áreas degradadas. En Huancavelica, se cuenta con un sistema de monitoreo para evaluar el impacto de las prácticas de restauración promovidas desde el Programa de Desarrollo Económico Sostenible y Gestión Estratégica de los Recursos Naturales (PRODERN) para la recuperación del ecosistema. Adicionalmente, en articulación con el componente 2, el proyecto busca canalizar recursos hacia el manejo sostenible de la tierra con un fuerte énfasis en la restauración del ecosistema que sostiene la producción de la fibra de alpaca.

En cuanto a la reducción de cuellos de botella de las cadenas clave de valor productivo, el proyecto impulsa tres cadenas productivas que permiten el uso sostenible de los ecosistemas altoandinos y el mejoramiento de los modos de vida locales en Huancavelica (Perú), Pichincha (Ecuador) y Carchi (Ecuador). En el caso de Huancavelica se trata de la cadena de valor de la fibra de alpaca, que debe partir de un manejo adecuado de pasturas. En Carchi se trabaja con la cadena de valor del turismo, actividad que se enlaza directamente con las acciones de uso sustentable planteadas dentro del Plan de Manejo del Área de Conservación y Uso Sustentable de la Cordillera Oriental de Carchi, como parte de los incentivos para los propietarios locales. Finalmente, en Pichincha se compara el retorno de la inversión de sistemas agroforestales de café y cacao, y de sistemas de ganadería con buenas prácticas, frente a sistemas productivos dominantes, principalmente de ganadería extensiva. Los resultados de este análisis costo-beneficio generarán recomendaciones específicas para definir acciones de fortalecimiento de la cadena en este sitio de intervención.

Qochas en puna de Huancavelica
Sendero turístico – Cordillera Oriental de Carchi

Hectáreas de áreas conservadas y restauradas con el apoyo del proyecto EcoAndes.

(por hectáreas)

Bosques montanos protegidos o bajo esquemas de manejo sostenible.33968
Tierras degradadas bajo prácticas sostenibles, distintas a la plantación de árboles.1194
Páramos, punas y humedales conservados o bajo prácticas de manejo sostenible.251
Plantaciones comerciales establecidas.7000
Plantaciones y sistemas agroforestales comunitarios usando plantas nativas.1751
Pasturas mejoradas bajo prácticas de manejo sostenible.1927
Total: 46091