Resultados Componente 3

Prácticas de manejo en sitios de intervención

Se han fortalecido estrategias sostenibles de subsistencia y cadenas clave de valor productivo en los sitios de intervención para enfrentar barreras y apoyar las prácticas de MST/MFS

El componente de prácticas de manejo sostenible de la tierra promueve la adopción de buenas prácticas para mejorar el estado de la biodiversidad, incrementar los reservorios de carbono y fortalecer los modos de vida de las comunidades en las que trabaja el proyecto.

Una de las estrategias del componente es el impulso de cadenas productivas sostenibles en los sitios de intervención. Al momento se han iniciado la identificación de cuellos de botella para tres: la fibra de alpaca en Huancavelica (Perú), sistemas agroforestales de café y cacao en Pichincha (Ecuador) y el turismo sostenible en Carchi (Ecuador). A partir de estos diagnósticos se apoyará aspectos específicos de fortalecimiento a los emprendimientos.

Beneficios sociales, de biodiversidad y de carbono han mejorado mediante inversiones y prácticas de MST/MFS en tierras forestales y no forestales en los altos Andes.

En el caso de Huancavelica se coordina con el Gobierno Regional y el Programa de Desarrollo Económico Sostenible y Gestión Estratégica de los Recursos Naturales (PRODERN) para la formulación de un Perfil de Proyecto de Inversión Pública que apoye la cadena de la fibra de alpaca, partiendo desde del manejo adecuado de pasturas. En Pichincha se ha llevado a cabo un Análisis Costo-Beneficio de la Implementación de Buenas Prácticas de Manejo de la Tierra Respecto a la Ganadería en las parroquias del noroccidente del Distrito Metropolitano de Quito. Aquí la idea es comparar el retorno de la inversión entre sistemas ganaderos extensivos versus sistemas agroforestales de café y cacao, o sistemas de ganadería con buenas prácticas. En Carchi, se espera fortalecer el turismo sustentable como incentivo para los propietarios del Área de Conservación y Uso Sustentable de la Cordillera Oriental.

Otra línea de acción del componente es el fortalecimiento de procesos de restauración de tierras degradadas. En Ecuador, se brinda apoyo y se da seguimiento a los convenios de restauración establecidos bajo el Programa Nacional de Restauración Forestal del Ministerio del Ambiente. En Pichincha y Carchi, se ha apoyado en la georreferenciación de áreas y la logística del personal del ministerio, y se ha dado asistencia técnica para el diseño, implementación y seguimiento de las áreas a restaurar. También se ha brindado capacitación a través de talleres en restauración e implementación de viveros. En total, son 5.522 hectáreas bajo procesos de restauración en ambos sitios.

En Tungurahua, el proyecto ha logrado el establecimiento de siete convenios locales para la recuperación y conservación de 311 hectáreas de páramo prioritarias para provisión de agua, bajo un mecanismo diferente al Plan Nacional de Restauración Forestal. Allí se trabaja en el marco de un trabajo preexistente de organizaciones indígenas y campesinas, las cuales han desarrollado planes de manejo de páramo como instrumentos de gestión concertada del territorio.

El Proyecto EcoAndes también intervendrá de forma directa para restaurar 948 hectáreas en Pichincha y Carchi, a fin de complementar los esfuerzos de conservación y restauración en marcha. En coordinación con los gobiernos seccionales, desde el componente 3 se plantea realizar una verificación de las áreas efectivas para restauración, y apoyar en el mantenimiento y siembra de material vegetal. Se priorizará la plantación en bloques, la regeneración natural y el uso sostenible de recursos (prácticas agroforestales y silvopastoriles).

Uno de los obstáculos que enfrentan los pobladores locales en Ecuador para acceder a mecanismos de conservación y manejo sostenible de la tierra es el estado irregular de tenencia de la tierra. Para generar condiciones habilitantes en el sitio Pichincha, el proyecto ha apoyado la regularización de la tenencia de la tierra en 43 predios de la cuenca del río Pachijal, que cubren cerca de 2.000 hectáreas de bosques y mosaicos agrícolas. También ha desarrollado un diagnóstico de la tenencia de la tierra en la cuenca del río Alambi, el cual ha servido de base para futuras acciones de regularización. En estos mismos sitios, y en coordinación con el Municipio del Distrito Metropolitano de Quito, se intervendrá en 40 predios en los que se implementarán prácticas de manejo sostenible de la tierra en fincas con ganadería de leche.

En Perú, el proyecto desarrolla un estudio piloto para la restauración de un bosque de 10 hectáreas de tara (Caesalpinia spinosa), en coordinación con el Gobierno Regional de Piura, el Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre, y Naturaleza y Cultura Internacional. Los resultados del mismo aportarán de forma directa a la construcción de los Lineamientos Nacionales de Recuperación de Áreas Degradadas.

Uno de los obstáculos que enfrentan los pobladores locales en Ecuador para acceder a mecanismos de conservación y manejo sostenible de la tierra es el estado irregular de tenencia de la tierra. Para generar condiciones habilitantes en el sitio Pichincha, el proyecto ha apoyado la regularización de la tenencia de la tierra en 43 predios de la cuenca del río Pachijal, que cubren cerca de 2.000 hectáreas de bosques y mosaicos agrícolas. También ha desarrollado un diagnóstico de la tenencia de la tierra en la cuenca del río Alambi, el cual ha servido de base para futuras acciones de regularización. En estos mismos sitios, y en coordinación con el Municipio del Distrito Metropolitano de Quito, se intervendrá en 40 predios en los que se implementarán prácticas de manejo sostenible de la tierra en fincas con ganadería de leche.

En Perú, el proyecto desarrolla un estudio piloto para la restauración de un bosque de 10 hectáreas de tara (Caesalpinia spinosa), en coordinación con el Gobierno Regional de Piura, el Servicio Nacional Forestal y de Fauna Silvestre, y Naturaleza y Cultura Internacional. Los resultados del mismo aportarán de forma directa a la construcción de los Lineamientos Nacionales de Recuperación de Áreas Degradadas.